Síguenos :)

Entrevistas Lucha Libre

Charla con Mil Máscaras

Publicado

en

Ya que en este 2018, será reconocido durante el evento del CMLL, “Homenaje a dos Leyendas”, recuperamos esta entrevista con el célebre Mil Máscaras, realizada hace algunos años por Jesús Chavarria, en Mórbido, Festival Internacional de Cine de Terror y Fantasía.

SI LA PIERDES ES PARA SIEMPRE
La máscara es uno de los elementos sagrados dentro del deporte espectáculo conocido como lucha libre, al menos como le entendemos en nuestro país. Es un objeto de culto popular, a nivel internacional es un símbolo de la mexicanidad. Es una alegoría, una versión exacerbada de quien la porta, y que hace hasta lo imposible por conservarla. Perderla en una lucha de apuestas es la ofensa más grande. Bueno, al menos así era antes, porque hoy existen luchadores, que luego de haberla perdido, sin el mayor reparo vuelven a ponérsela.

“Vergüenza debería de darles” dice enérgico “Les importa más el dinero. Cada quien su vida, cada quien hace lo que quiere con su personaje, pero debemos tener ética, si uno no respeta y quiere a su profesión, pues no hay nada.” Y es que con casi medio siglo bregando sobre el cuadrilátero, si alguien posee la autoridad moral para referirse a estos temas es Mil Máscaras, uno de los más grandes ejemplos, del cuidado que se le da a una incógnita. Primer luchador enmascarado en África y Estados Unidos, un glorioso guerrero, que a la distancia se permite reflexionar sobre los cambios que ha sufruido la lucha libre y dice no tener nostalgia por lo que fue “No, para nada. La lucha libre sigue siendo la misma, lo que pasa es que hoy basta con que un luchador le mueva un poco y ya dicen que es otra llave. Claro que también le han convertido en un negocio, uno en el que yo no estoy metido. Vivo en el extranjero, pero desde la primera vez que salí, siempre me di tiempo para trabajar en el país. Últimamente no ha habido mucha actividad, no sé porque, no me han llamado, a lo mejor por que soy muy serio, tal vez sea por eso.”

Figura de culto en Japón y recién ingresado al salón de la fama de la WWE, siempre se ha alejado de cualquier tipo de escándalo, aunque nunca ha evitado hablar de manera contundente, sobre los temas escabrosos relacionados con su profesión. Así como en 1988, cuando protagonizó la cinta La verdad de la Lucha Libre, que exponía los malos manejos de muchos de los empresarios. “Esa película está basada en un libro que yo escribí. Es muy largo, yo mismo hice el guión y tomé solo una parte, así que aún queda material para hacer otra película. Si se dan las circunstancias necesarias, y hay quien esté dispuesto a meterle dinero, por supuesto que haría una segunda parte. Hay muchos otros temas a tratar.”

EL MÁXIMO RIVAL
Escuchándole hablar, pareciera que no han pasado los años desde aquella ocasión en que luego de presenciar un encuentro entre los estetas Felipe Ham Lee y Dorrell Dixon, decidió dedicarse al también llamado “arte del pancracio”. Parece que fue ayer cuando ganó el campeonato de peso completo de la IWA, que dejó sin tapa al rudísimo Gran Markus Jr. o que filmó al lado de Blue Demon y el Santo, la tan referida cinta Las Momias de Guanajuato (1972). Da la impresión de que las rivalidades vienen y van, pero siempre ha habido y habrá un Mil Máscaras, “En el ring no hay rivales más difíciles que otros, todos los luchadores se me hacen iguales, pero si una lucha me queda, pues es con el tiempo. Pasa muy rápido. Por eso sigo trabajando y trabajando. Y si antes me esforzaba el doble, ahora me esfuerzo el triple. Es así como mantengo en forma no solo mi cuerpo, si no la mente, que es lo más importante. Si no te mantienes activo, te haces viejo.”

ALBERTO DEL RÍO Y UN MIL MÁSCARAS JR
Es entonces que sale el tema de un posible sucesor. “Si, en su momento lo dije y así lo sostengo, yo hablo de acuerdo a mi realidad, mientras esté activo ¿Para que quiero un junior o un Hijo de Mil Máscaras? Mira, mi hermano tiene un junior –Alberto Del Río, otrora Dos Caras Jr.- es un muchacho extraordinario, con mucho éxito por cierto. Pero cada quien tiene su filosofía, su manera de pensar. Mi hijo el mayor, cuando salió de la preparatoria me dijo Papá, ya me quiero ir a entrenar a Guadalajara con el Diablo Velazco, yo le contesté, Sí, como no, entrégame tu título universitario y mañana mismo empiezas. Esa es la exigencia. La lucha libre es una profesión pesadísima, y si en algún momento te fracturas y ya no puedes seguir, debes tener otra forma de ganarte la vida. Es como los toreros, un torero inteligente no quiere un hijo torero, porque sabe cuáles son los riesgos. Así, un luchador inteligente no quiere un hijo luchador, porque sabe como son los golpes.”

Pero mientras llega el momento de dejar el nombre y la leyenda en las manos de alguien más, el enmascarado de más de 1.80 de estatura, se mantiene vigente no solo en los rings internacionales, sino en el cine. En el pasado Festival Internacional de Cine de Terror y Fantasía Mórbido -realizado en la Ciudad de Patzcuaro, Michoacán- recibió un merecido homenaje y presentó la más reciente de sus películas, inédita hasta ese momento en nuestro país. Su titulo, Mil Máscaras vs The Aztec Mummy. “Todo empezó con una conferencia que di en la Universidad de Columbia en Missouri, en dónde me nombraron profesor benemérito. Ahí tenían diversas carreras, menos la de cine y me invitaron a hablar de mi filmografía. Entonces surgió la idea de hacer una película, el productor Jeffrey Uhlmann, escribió un argumento y comenzamos a filmarla. Contamos con una producción y actores norteamericanos. Hay secuencias que se cortaron, debido a ciertos problemas con el primer director. En una de ellas yo piloteaba un avión y luego salía de él conduciendo una motocicleta. En otra, la momia y yo nos convertíamos en gigantes y peleábamos en la ciudad. Es una lástima que las hayan quitado, yo no estuve de acuerdo, pero aún así la película está muy divertida, tiene acción, algo de drama, incluso aparezco platicando con el presidente de los Estados Unidos en la Casablanca.”

Ya sea peleando contra momias y luchadores provenientes de otras latitudes, ayudando a presidentes extranjeros o evidenciando a los malos empresarios, el gigante originario de San Luis Potosí, con más de setenta años encima, sigue haciendo honor a su gloriosa trayectoria, tanto en la pantalla grande como en los cuadriláteros. Es quizás la última gran leyenda del cine de luchadores. Pero más allá de todo eso, es una persona culta y educada, un ejemplo de disciplina y dedicación al deporte. Y eso, es lo que realmente hace que su máscara, valga por mil.

ALGUNOS DATOS DE MIL MÁSCARAS VS THE AZTEC MUMMY
-En el reparto se incluye a Willard E. Pugh, quien participó en Robocop 2.
-Tienen participaciones otros luchadores como El Hijo del Santo, Blue Demon, Jr., Dos Caras y Huracán Ramírez, Jr.
-También participa Richard Lynch, actor de culto recién fallecido, y recordado por cintas como Buck Rogers in the 25th Century (1979) y Halloween (2007), además de producciones para televisión como Highlander: The Series (1995).

UN POCO DE LA LEYENDA
-Debutó en 1965, un año antes estuvo a punto de marchar a Japón y representar a México en los Juegos Olímpicos.
-Fue el primer peso completo mexicano en consagrarse a nivel internacional. Luchó por primera vez en Estados Unidos, allá por 1968, y en 1971 lo hizo en Japón. Desde entonces no ha dejado de hacer presentaciones alrededor del mundo.
-Ha participado en más de una veintena de películas.
-Quizás su rivalidad más sonada hasta ahora, es la que ha sostenido durante varios años con otra leyenda de los cuadriláteros, el tabasqueño también de peso completo, Canek. Mucho se ha hablado de que lucharían apostando sus incógnitas, a la fecha no ha sucedido.

Patrocinador
Comentarios

Destacados