Connect with us

Entrevistas Lucha Libre

Charla con Mil Máscaras

Publicado

el

Ya que en este 2018, será reconocido durante el evento del CMLL, “Homenaje a dos Leyendas”, recuperamos esta entrevista con el célebre Mil Máscaras, realizada hace algunos años por Jesús Chavarria, en Mórbido, Festival Internacional de Cine de Terror y Fantasía.

SI LA PIERDES ES PARA SIEMPRE
La máscara es uno de los elementos sagrados dentro del deporte espectáculo conocido como lucha libre, al menos como le entendemos en nuestro país. Es un objeto de culto popular, a nivel internacional es un símbolo de la mexicanidad. Es una alegoría, una versión exacerbada de quien la porta, y que hace hasta lo imposible por conservarla. Perderla en una lucha de apuestas es la ofensa más grande. Bueno, al menos así era antes, porque hoy existen luchadores, que luego de haberla perdido, sin el mayor reparo vuelven a ponérsela.

“Vergüenza debería de darles” dice enérgico “Les importa más el dinero. Cada quien su vida, cada quien hace lo que quiere con su personaje, pero debemos tener ética, si uno no respeta y quiere a su profesión, pues no hay nada.” Y es que con casi medio siglo bregando sobre el cuadrilátero, si alguien posee la autoridad moral para referirse a estos temas es Mil Máscaras, uno de los más grandes ejemplos, del cuidado que se le da a una incógnita. Primer luchador enmascarado en África y Estados Unidos, un glorioso guerrero, que a la distancia se permite reflexionar sobre los cambios que ha sufruido la lucha libre y dice no tener nostalgia por lo que fue “No, para nada. La lucha libre sigue siendo la misma, lo que pasa es que hoy basta con que un luchador le mueva un poco y ya dicen que es otra llave. Claro que también le han convertido en un negocio, uno en el que yo no estoy metido. Vivo en el extranjero, pero desde la primera vez que salí, siempre me di tiempo para trabajar en el país. Últimamente no ha habido mucha actividad, no sé porque, no me han llamado, a lo mejor por que soy muy serio, tal vez sea por eso.”

Figura de culto en Japón y recién ingresado al salón de la fama de la WWE, siempre se ha alejado de cualquier tipo de escándalo, aunque nunca ha evitado hablar de manera contundente, sobre los temas escabrosos relacionados con su profesión. Así como en 1988, cuando protagonizó la cinta La verdad de la Lucha Libre, que exponía los malos manejos de muchos de los empresarios. “Esa película está basada en un libro que yo escribí. Es muy largo, yo mismo hice el guión y tomé solo una parte, así que aún queda material para hacer otra película. Si se dan las circunstancias necesarias, y hay quien esté dispuesto a meterle dinero, por supuesto que haría una segunda parte. Hay muchos otros temas a tratar.”

EL MÁXIMO RIVAL
Escuchándole hablar, pareciera que no han pasado los años desde aquella ocasión en que luego de presenciar un encuentro entre los estetas Felipe Ham Lee y Dorrell Dixon, decidió dedicarse al también llamado “arte del pancracio”. Parece que fue ayer cuando ganó el campeonato de peso completo de la IWA, que dejó sin tapa al rudísimo Gran Markus Jr. o que filmó al lado de Blue Demon y el Santo, la tan referida cinta Las Momias de Guanajuato (1972). Da la impresión de que las rivalidades vienen y van, pero siempre ha habido y habrá un Mil Máscaras, “En el ring no hay rivales más difíciles que otros, todos los luchadores se me hacen iguales, pero si una lucha me queda, pues es con el tiempo. Pasa muy rápido. Por eso sigo trabajando y trabajando. Y si antes me esforzaba el doble, ahora me esfuerzo el triple. Es así como mantengo en forma no solo mi cuerpo, si no la mente, que es lo más importante. Si no te mantienes activo, te haces viejo.”

ALBERTO DEL RÍO Y UN MIL MÁSCARAS JR
Es entonces que sale el tema de un posible sucesor. “Si, en su momento lo dije y así lo sostengo, yo hablo de acuerdo a mi realidad, mientras esté activo ¿Para que quiero un junior o un Hijo de Mil Máscaras? Mira, mi hermano tiene un junior –Alberto Del Río, otrora Dos Caras Jr.- es un muchacho extraordinario, con mucho éxito por cierto. Pero cada quien tiene su filosofía, su manera de pensar. Mi hijo el mayor, cuando salió de la preparatoria me dijo Papá, ya me quiero ir a entrenar a Guadalajara con el Diablo Velazco, yo le contesté, Sí, como no, entrégame tu título universitario y mañana mismo empiezas. Esa es la exigencia. La lucha libre es una profesión pesadísima, y si en algún momento te fracturas y ya no puedes seguir, debes tener otra forma de ganarte la vida. Es como los toreros, un torero inteligente no quiere un hijo torero, porque sabe cuáles son los riesgos. Así, un luchador inteligente no quiere un hijo luchador, porque sabe como son los golpes.”

Pero mientras llega el momento de dejar el nombre y la leyenda en las manos de alguien más, el enmascarado de más de 1.80 de estatura, se mantiene vigente no solo en los rings internacionales, sino en el cine. En el pasado Festival Internacional de Cine de Terror y Fantasía Mórbido -realizado en la Ciudad de Patzcuaro, Michoacán- recibió un merecido homenaje y presentó la más reciente de sus películas, inédita hasta ese momento en nuestro país. Su titulo, Mil Máscaras vs The Aztec Mummy. “Todo empezó con una conferencia que di en la Universidad de Columbia en Missouri, en dónde me nombraron profesor benemérito. Ahí tenían diversas carreras, menos la de cine y me invitaron a hablar de mi filmografía. Entonces surgió la idea de hacer una película, el productor Jeffrey Uhlmann, escribió un argumento y comenzamos a filmarla. Contamos con una producción y actores norteamericanos. Hay secuencias que se cortaron, debido a ciertos problemas con el primer director. En una de ellas yo piloteaba un avión y luego salía de él conduciendo una motocicleta. En otra, la momia y yo nos convertíamos en gigantes y peleábamos en la ciudad. Es una lástima que las hayan quitado, yo no estuve de acuerdo, pero aún así la película está muy divertida, tiene acción, algo de drama, incluso aparezco platicando con el presidente de los Estados Unidos en la Casablanca.”

Ya sea peleando contra momias y luchadores provenientes de otras latitudes, ayudando a presidentes extranjeros o evidenciando a los malos empresarios, el gigante originario de San Luis Potosí, con más de setenta años encima, sigue haciendo honor a su gloriosa trayectoria, tanto en la pantalla grande como en los cuadriláteros. Es quizás la última gran leyenda del cine de luchadores. Pero más allá de todo eso, es una persona culta y educada, un ejemplo de disciplina y dedicación al deporte. Y eso, es lo que realmente hace que su máscara, valga por mil.

ALGUNOS DATOS DE MIL MÁSCARAS VS THE AZTEC MUMMY
-En el reparto se incluye a Willard E. Pugh, quien participó en Robocop 2.
-Tienen participaciones otros luchadores como El Hijo del Santo, Blue Demon, Jr., Dos Caras y Huracán Ramírez, Jr.
-También participa Richard Lynch, actor de culto recién fallecido, y recordado por cintas como Buck Rogers in the 25th Century (1979) y Halloween (2007), además de producciones para televisión como Highlander: The Series (1995).

UN POCO DE LA LEYENDA
-Debutó en 1965, un año antes estuvo a punto de marchar a Japón y representar a México en los Juegos Olímpicos.
-Fue el primer peso completo mexicano en consagrarse a nivel internacional. Luchó por primera vez en Estados Unidos, allá por 1968, y en 1971 lo hizo en Japón. Desde entonces no ha dejado de hacer presentaciones alrededor del mundo.
-Ha participado en más de una veintena de películas.
-Quizás su rivalidad más sonada hasta ahora, es la que ha sostenido durante varios años con otra leyenda de los cuadriláteros, el tabasqueño también de peso completo, Canek. Mucho se ha hablado de que lucharían apostando sus incógnitas, a la fecha no ha sucedido.

Advertisement
Cargar Comentarios

Análisis Lucha Libre

TRIPLEMANÍA XXVI en vivo por Space ¿Será la mejor edición del evento?

Publicado

el

Luego de presentarse en el ya algo lejano 1992, como una interesante puerta hacia nuevas oportunidades y condiciones de trabajo, teniendo como estandarte a figuras referencia de distintas generaciones luchísticas, tales como el mismísimo “can zacatecano” mejor conocido como el Perro Aguayo, el aguerrido e inigualable Cien Caras -quien llegaría seguido de sus hermanos Máscara Año 2000 y Universo 2000-, el popular Octagón y el polémico titán cubano Konnan, además de dar origen tanto a estupendos personajes tipo la Parka, como a otros nada ingeniosos, dígase Winners -versión luchística de uno de las agrupaciones denominadas como sonideros- o Super Caló -que retomaba el nombre del grupo de rap noventero-; la AAA se ha convertido en una exitosa conjunción de conceptos provenientes del show westler estadounidense y mucho de lo que hace única y tan apreciada a nivel internacional a la lucha libre mexicana. Esto ha dado como resultado un enorme abanico de eventos en los que la propuesta alcanza inesperados niveles de extravagancia, incluyendo relevos mixtos y hasta una versión con seis lados del acostumbrado ring de batalla. Pero el más grande e importante de ellos es la Triplemania, cita anual en la que ha pasado de todo, desde encuentros en donde apuestan la carrera -es decir el perdedor se retira-, el nombre -como aquella entre la actual Parka y el que llevara originalmente ese traje y lo hiciera famoso, hoy conocido como L.A.Park-, sin dejar de lado nunca los tradicionales encuentros máscara va máscara. Es precisamente uno de estos últimos el que este año encabeza el cartel y además se duplica, pues será un explosivo cuadrangular.

Las expectativas son altas, y es que por el tipo de contendientes y el valor de la incógnita que cada uno pondrá en juego este próximo 25 de Agosto, se antoja no solo como una batalla despiadada en el cuerpo a cuerpo y salpicada de espasmos de espectacularidad, sino exenta de cualquier subterfugio que como en otras ocasiones, le pueda permitir al perdedor escabullirse y no cumplir con lo acordado. En Triplemania XXVI no habrá salida, solo llaves, lances, golpes, inteligencia, ambición, furia y el irrevocable hecho de que uno de ellos tendrá que dar a conocer su rostro y nombre verdadero.

UN FANTASMA, UN PAYASO, UNA CALACA Y ALGO MÁS
Uno de los que estarán en el cuadrilátero es el ganador de la anterior Triplemania, en la que despojó de la máscara ni más ni menos que al célebre Dr. Warner Jr. -uno de los mejores luchadores en ese momento-, estando en el punto más alto del impulso que le otorgó la AAAA, empeñada en convertirle en su máxima figura. Es miembro de la dinastía Alvarado, iniciada por Shadito Cruz -apodado así en referencia al legendario Black Shadow- y consagrada por los “Mosqueteros del Diablo” -Brazo de Oro, Brazo de Plata y el Brazo-, quienes en el extinto Toreo de Cuatro Caminos, protagonizaron junto con los Villanos -miembros de otra gran dinastía-, una de las batallas de apuesta más celebradas de la historia. Nos referimos a Psycho Clown, quien a pesar del triunfo ya mencionado -que aún no terminan de creer algunos- y debido al brinco mediático resultado del mismo, llega convertido en el objetivo central de los otros tres participantes, lo que aumenta las posibilidades de que intenten avasallarlo en conjunto y que termine por darle continuidad a la serie de derrotas que por lo regular ha sufrido su familia en este tipo de encuentros.

Otro de los participantes es Pentagón Jr., esteta hecho en casa que luego dejó sus filas para transitar de manera más que consistente por otros escenarios y acentuar lo extremo de su accionar. Sin duda es el más calculador de los cuatro y por lo mismo peligroso, pero aunque ha tenido un intenso recorrido por diversos circuitos y usa mucho la intimidación como arma, es el menos experimentado y ese puede ser su punto débil. Junto con Psycho pinta como posible víctima.

El tercero en discordia es el norteño L.A.Park, otro luchador peso completo hecho en casa quien luego de popularizar el personaje de La Parka y consolidar un estilo propio, se adentró en el campo independiente -algo que claro le costó tener que cambiar de nombre-, pisando con fuerza y coraje en cuanta empresa ha querudo, saliendo más que airoso. Su personalidad tormentosa -que le ha llevado incluso a tener problemas con el público-, lo impredecible de su estilo y la brutalidad de sus ataques, lo posicionan como candidato para salir victorioso y al final hacernos recordar el clásico baile del triunfo la calaca tilica y flaca.

Y finalmente tenemos al capitalino y campeón metropolitano AAA, el Hijo del Fantasma, heredero de una leyenda independiente retirada que nunca perdió su tapa. Hecho en el CMLL y llevado a las alturas por la AAA, es el más completo de los cuatro. Hábil a ras de lona, preciso con el llaveo y contundente en la lucha aérea. Pese a no rebasar los 100 kilos, es un portento en lo físico, fuerte y veloz, está en su mejor momento. Veremos si su carácter que le ha permitido ser dominante tanto el bando técnico como en las filas de los rudos, le alcanza para salir con el triunfo. Lo que sí es seguro, es que la espectacularidad va por su cuenta.

EN VIVO Y ESPECIAL POR SPACE
Con tales ingredientes y teniendo la Arena Ciudad de México como escenario ideal, no hay duda de que Triplemania XXVI se antoja irresistible para cualquier aficionado a este deporte-espectáculo. Además está el agregado de que será transmitido en vivo por Space, canal que apuesta por una transmisión más estilizada, acentuando el aire a tradición de la lucha libre mexicana. Prueba de ello es el especial previo al evento que proyectarán este 22 de Agosto a las 10 de la noche, que a pesar de que se enfoca al punto de vista de AAA, entrega una interesante retrospectiva sobre la trascendencia de las máscaras, además por supuesto, de todos los detalles de su gran evento.

Continúa leyendo