Conecte con nosotros

Reviews Cine

12 Horas para Sobrevivir: El Inicio, una precuela con comentarios sociales desperdiciados

Publicado

en

The-First-Purge-international-poster

La cuarta película y precuela de la serie fílmica de The Purge intenta dar un mayor contexto a lo que parece un universo explorable, sin embargo, desperdiciando temas que podrían llevar a un trasfondo mayor

Imagine una película que mezcla Battle Royale (Kinji Fukasaku, 2000), The Raid (Gareth Evans, 2011) y The Wire (David Simon y Ed Burns, 2002-2008), pero sin los comentarios y dilemas morales de la primera, ni la espectacular violencia de la segunda y tampoco la crítica social y política de la última. ¿Qué nos queda?, una genérica cinta de terror-acción cuyo único objetivo es extender la franquicia.

Desde la primera entrega, La Noche de la expiación (James DeMarco, 2013), se plantea una interesante premisa: En un futuro cercano la delincuencia se ha reducido al 1% gracias al evento anual donde durante 12 horas es legal cualquier tipo de crimen. La cuarta película y precuela de la serie fílmica de The Purge intenta dar un mayor contexto a lo que, en apariencia, parece un universo explorable. Como indica el título, ya sea el original en inglés (The Firs Purge) o el seleccionado para el idioma español (12 horas para sobrevivir: El Inicio), estamos ante las razones y el eventual experimento social de “purgar” una ciudad en una noche.

Hay un nuevo partido en el poder, los Nuevos Padres de la Patria (NFF, por sus siglas en inglés), el cual ha desarrollado junto a la científica social la Dra. Updale (Marisa Tomei) un plan donde ofrece 5mil dólares a los ciudadanos de los barrios bajos de Staten Island, en Nueva York, a cambio de quedarse en la ciudad durante el “evento”, más un bono si participan usan lentes de contacto que graban todo lo que el portador ve. Como todo hay quien está a favor y en contra, ahí es donde entran nuestros protagonistas: Nya (Lex Scott Davis), una joven afroamericana que se manifiesta en contra del experimento, su hermano Isaiah (Jovian Wade), un adolescente que intenta salir adelante a base de vender drogas, y Dimitri (Y’lan Noel), ex novio de Nya y principal gangster del vecindario.

Irónicamente a Dimitri, que vive de lo ilegal, le parece un absurdo el derecho de matar y robar nomás porque sí, además que afecta su negocio. Mientras que a Isaiah le parece una buena oportunidad para vengarse de todos esos malandrillos que lo amenazan, el caso del demencial Skeletor. Existe una fricción entre Dimitri y Nya, quien le reprocha al líder mafiosos ser una de las causas que corrompen y destruyen a la comunidad. Una comunidad llena de carencias, bajos recursos y altos índices de violencia, las cuales representan las características ideales para escoger a Staten Island como “chivo expiatorio”.

Dado los temas raciales que toca y los tiempos políticamente correctos de la actualidad, los -llamémosle- “buenos” son ese trío de personajes afroamericanos quienes por distintas razones no sólo intentan sobrevivir, sino también defender a los habitantes vulnerables de la comunidad. Mientras que los corruptos sin moral son los políticos que amañan el experimento contratando a asesinos a sueldo en caso de que la población no reaccione como esperan.

La mayor problemática de la película es que plantea comentarios sociales con relevancia actual que a fin de cuentas quedan como meras anécdotas, minimizando los tópicos que podrían conformar una alegoría social. La posible crítica política se queda sólo ahí, como un mero pretexto y desperdiciando temas que podrían llevar a un trasfondo mayor. Sí, es agradable ver la venganza de los justicieros afroamericanos contra mercenarios vestidos con atuendos como los del Ku Klux Klan, pero los motivos para llegar a eso son por demás desechables.

Es la primera cinta de la franquicia que cambia de director, James De Monaco cedió la silla a Gerard McMurray, quizá tomando en cuenta los tópicos raciales de su guion. McMurray se aleja del terror que ha distinguido a la franquicia, filmando una película más de acción. Si bien, no falta la violencia y la sangre salpicando a borbotones, las secuencias de acción no son nada espectaculares. No se aprovecha el aislamiento en el último tercio del filme que se desarrolla en un edificio como pasa en The Raid.

No aporta nada nuevo ni siquiera a la propia franquicia, todo resulta predecible, poco emocionante y vacío.

Seguir Leyendo
Comentarios

Reviews Cine

Como caído del cielo, la burda imitación a un grande de México

Publicado

en

FFFF1E18-6973-4F5F-9C5B-B42144D5A59D

En el mes de diciembre, el 24 para ser exactos, saltó a la plataforma de Netflix un intento de homenaje, parodia, imitación, musical o una mezcla de todo esto a una gran leyenda de la época del cine de oro mexicano, Pedro Infante.

Y ahí empezamos con el problema, no sabemos de qué va la película, el guión es inconsistente, tiene unos abruptos saltos de tiempo y al final uno queda confundido con preguntas sobre cuál era el objetivo de la cinta ¿Hacer un homenaje? ¿Que cada escena un chiste? ¿Es un musical? o ¿Nada más de «lucir» las canciones que interpretó Pedro Infante a través de la voz de Omar Chaparro?

La premisa es muy sencilla, el espíritu de Pedro Infante tiene la oportunidad de redimirse por su pasado de mujeriego y así poder llegar al cielo, para ello ocupará el cuerpo de uno de sus imitadores, pero sólo tendrá una semana para conseguir su objetivo. Y aquí siguen surgiendo preguntas ¿Pasaron más de 60 años para que bajara a la tierra a cumplir con la misión? Mientras tanto ¿Dónde estuvo todo este tiempo el espíritu? ¿Sufriendo en el limbo? ¿Jugando?, pero lo peor  es que en todos los elementos que nos presentan, no hay ningún intento por explicar tantos cuestionamientos.

37CEF82D-42E3-4763-91AC-01B5AD529BCC

Debemos de ser puntuales en que existe una gran diferencia entre interpretar a un personaje histórico y otra  imitarlo, y Omar Chaparro hizo lo segundo. Hace una pésima imitación del ídolo de México, sin chispa ni gracia, y cayendo en un humor bastante básico que no consigue  sacar una sonrisa. Eso sí, hay que destacar que lo que si estudio fueron los movimientos y gestos del señor Pedro Infante, pero es todo.

La película parece más una mala telenovela de los 80´s que una producción cinematográfica, hay partes que lucen forzadas, la narrativa se desarrolla de manera caprichosa y para que se acomode según convenga al protagonista, además cualquier pretexto es bueno para qué Omar Chaparro se ponga a cantar alguna canción con el único objetivo de que «luzca» su voz, lo cual, en todas las ocasiones no concuerda con el ritmo de la cinta.

Si esto no fuera suficiente, para sorpresa de todos aparece una nieta del ídolo de Guamúchil, bastante joven por cierto, rompiendo con las leyes del tiempo, la cual, se supone que será un elemento clave, porque ella estudia en la universidad temas en contra del machismo (en donde su abuelo es una clásica referencia) y el derecho de las mujeres. Ella, sin saberlo, habrá de influir en su abuelo para que logre su entrada al cielo. Hubiera sido muy interesante que exploraran más acerca de este tem,  para que la película contara con algo de reflexión y profundidad, ya que Ana Claudia Talancón mencionó en una entrevista que «quería resaltar en la película como se le puede dar vuelta al machismo», y esto nunca sucede.

3C0F3DC7-B62E-4B48-9307-F60C382A429F

El nivel de actuación es pobre, y en lo que respecta al despliegue técnico, simplemente se queda en lo genérico. Se trata de una película estéril en todos los sentidos, y aparte de todo,  innecesariamente larga.

Para rendirle un verdadero homenaje a un personaje que dejó huella en la historia del cine mexicano hace falta mucha más dedicación, un guión bien desarrollado y una producción verdaderamente comprometida con el proyecto.

Sin lugar a dudas es de lo menos rescatable que ha sacado Netflix en los últimos meses, y es muy probable la llegada de más producciones de esta índole debido a la unión que se hizo con Televisa (perdió la batalla con su plataforma Blim) en el mes de julio del año pasado, ya veremos cuáles serán las próximas “sorpresas”.

D27E6386-1539-443A-AC11-C4FCA4831BE8D27E6386-1539-443A-AC11-C4FCA4831BE8Tops

 

Seguir Leyendo

Reviews Cine

Los dos Papas, un enfrentamiento ideológico desde el Vaticano

Publicado

en

2F83CF0C-1886-4AEF-A9FB-E44EF01B4DCA

Netflix nuevamente nos sorprende con una producción original, nos referimos a la película Los dos Papasdel director Fernando Meirelles (Ciudad de Dios y El jardinero fiel). Esta cinta explora la relación entre los dos pontífices y las ideologías teológicas que intercambian después de los escándalos del Vaticano revelados por el mayordomo de Benedicto XVI en el año 2012.

Anthony McCarten es el escritor del guion, quien también es responsable de La teoría del todo, Las horas más oscuras y Bohemian Rhapsody.

La mesa está puesta y el debate empiezan cuando Francisco I quiere presentar su retiro a Benedicto XVI, los pensamientos teológicos y los argumentos que se exponen son enriquecedores e invita a la reflexión aún si no eres una persona religiosa. Si esto no fuera suficiente, hay que sumarle las grandes actuaciones de sir Anthony Hopkins y Jonathan Pryce, quienes  ya fueron nominados a los Globos de Oro, y que con todo su carisma transforman a la película en un bálsamo que encanta y conecta con la audiencia.

3EAD9521-C46F-419A-B86E-01C553329DDF

Conforme avanzan los minutos la balanza se inclina hacia la vida de Jorge Bergoglio, y nos van mostrando cómo es que encaminó su vida al servicio de Dios y el papel que jugó en la dictadura de Argentina durante el año de 1976, es aquí en donde existe una discusión de parte de sus detractores, diciendo que colaboró con el general Jorge Videla, pero él solamente menciona en su libro autobiográfico, que lo único que buscó fue abogar por las personas secuestradas, entre ellas, dos curas Jesuitas.

En contraste el relato toma partido por Joseph Ratzinger, ya que no hacen mención de sus conexiones que tuvo con la Alemania nazi y que inclusive llegó a ser miembro de las Juventudes de Adolf Hitler, algo que hubiera alimentado todavía más la exploración del personaje y la propuesta general.

Los escándalos de corrupción, las extorsiones a obispos homosexuales y el abuso sexual a menores, en donde destaca el nombre del padre Marcial Maciel (protegido por Juan Pablo II y Ratzinger), se tratan de una manera por demás discreta en la cinta, no se escarba más en estos temas, y esto al parecer simplemente obedece a que se busca que la película sea amigable para todas las mentes. Del mismo modo, hay encuentros en la trama que nunca sucedieron, así que aunque se anuncia que está basada en hechos reales, y a decir del director, los diálogos adaptan entrevistas, discursos y cosas que los protagonistas dijeron en algún momento de sus vidas; hay que ser cuidadosos en ese sentido.

E242D79F-DEC1-4108-9581-FEEE659013C8

Lo que sí nos queda claro, es que aunque este encuentro entre un tradicionalista como lo es Benedicto XVI y uno reformista como Francisco I, no crea un conflicto más allá de sus ideas, el director logra delinear a dos papas diferentes pero cordiales y hasta en ocasiones simpáticos, proyectando una excelente química entre ellos.

Definitivamente, todo está  diseñado para dejar un buen sabor de boca a la audiencia, convirtiéndose en una película amable, con un  guión consistente, además de espléndidas actuaciones que dejarán encantados a muchos, y de algún modo, también busca reivindicar la imagen de la iglesia en el mundo.

F7A7B6BB-772C-4003-8764-ECBD2D5EBFF0

Seguir Leyendo